Becas, Blog, Uncategorized

El nuevo sistema de becas

No he sabido si llorar o reír al leer la información de este artículo. No había leído antes que los estudiantes de Ciencias de la Salud tienen que aprobar sólo el 80% de los créditos, en lugar del 90% de las carreras de artes, humanidades y ciencias sociales.

¿Sabrá Wert que psicología y enfermería pertenecen al ámbito de Ciencias de la Salud? Para una facilidad que me da el ministro no debería quejarme, que va en mi contra, pero es que sigue sin tener lógica alguna. No me atrevería ni a plantearme por un minuto que Psicología tenga el mismo nivel de exigencia que Medicina. Vamos, ni de lejos. Y no he estudiado enfermería, pero muchos de mis compañeros de Cruz Roja me han contado su experiencia. Y tampoco. Que no. Que si nos hacéis la excepción a nosotros se la tendríais que hacer también a los de Filosofía, que parece que no, pero alguna asignatura de las suyas es peor que estudiar ruso antiguo en nivel avanzado. Y a economía. Y a cualquiera que tenga números o griego antiguo.

Mi otra carrera es de ciencias sociales, y además es una de esas carreras despreciadas donde el 80% de la gente acaba de rebote -aunque luego llega 3º de carrera y desaparecen todos; parece magia, oye-, pero me parece mil veces más difícil que mi carrera híbrido entre las ciencias sociales y las ciencias naturales. En parte por aquello que comenté ayer de que a mi me va muchísimo mejor el método de estudio a distancia, y en parte porque me atrae más la psicología que la sociología. Sin embargo, tengo que admitir que me cuesta muchísimo más interiorizar los abstractísimos conceptos de políticas que las partes del cerebro; y para comprender uno de esos libros de teoría sociológica necesitaría un traductor de castellano-de-sociólogos a castellano-castellano. Pero sociología es fácil, ya que la estadística que utilizamos tiende a ser solamente bivariable, las asignaturas de políticas no superan el 40% del total, y el resto viene siendo psicología social. Pero veo a los de políticas aprediendo conceptos extrañísimos, a los de económicas con unas matemáticas que me producen hasta pesadillas y a los de historia estudiando temarios que parecen sacados de la UNED por aquello de la longitud, pero realizando encima un montón de trabajos típicos de la universidad Bolonia presencial, y, sinceramente…

Esta división era fácil de realizar (ingenierías-salud-los demás), pero no es en absoluto la más adecuada.

¿Que cuál es entonces la distinción correcta entre carreras? A mi qué me contáis. Yo no soy ministra de nada, pensar esas cosas no es mi trabajo. Pero se admiten ideas.