Nunca entenderé al que viaja y no está solo. Nunca le entenderé, porque no creo en su existencia.
Francia, Alemania, Suiza, Tailandia, España, China, EEUU. Colecciona países en su currículum como quien colecciona amores en su pensamiento. Planea cada día donde irá; no para de pensar, y siempre lo cumple. Aquí y allá deja amigos a los que –dice- espera volver a ver algún día. Y dice ser feliz, y dice que le llenan sus viajes. Yo digo –y sé que no soy justa al juzgar, que mido sus pasos desde mi pensamiento- que le llenan de una vida vacía. Vacía de amores, vacía de corazón. Porque quien quiere, quien ama, quien vive, no necesita más de un sitio para hacerlo.
No entiendo a quien dice que quiere abandonar su hogar; más si nunca aún lo han hecho. No es solo dejar atrás tu patetismo, como parecen creer muchos de los que mantienen que se irían ahora mismo si pudieran. La soledad del viajero no es soledad de la que piensa la gente. El viajero es solitario de recuerdos, no de personas. ¿Gente? Gente hay mucha, a cada esquina. Si eres avispado nunca faltará una persona a tu lado. No, no es compañía lo que extraña la lejanía; son memorias. 

Entonces me hablan por facebook, contesto; entra alguien a mi nuevo hogar, habla en francés, atiendo a la conversación, vuelvo a mirar lo que he escrito y parece que he perdido el hilo de mis propios pensamientos. Y, ¿veis lo que digo? Los nuevos estímulos en todo momento son terribles para mi imaginación.

Ayer alguien me dijo dicen que Madrid sería perfecta si tuviera mar. Yo digo que ya existe, es Barcelona. Me gusta la frase. Pero pienso más allá. Creo que Barcelona sería perfecta si tuviese mis amigos, mis rincones y mis recuerdos**. Y eso ya existe, y queda en Madrid.

Nota: más allá del tonillo medio melancólico que pueda tener esta entrada, hasta el momento no me va mal en Barcelona. Y digo hasta el momento porque mañana es viernes, y yo hace mucho que dejé de saber vivir sin pisar cada sábado mi adorada Madrid.

** Que el agua del grifo fuese por lo menos potable ayudaría también bastante. Puede que en cuanto a composición se pueda beber, pero con ese sabor es imposible.

Para los que me seguís solo a través del blog os pongo al día: un buen día estaba en Lisboa y me iba a quedar de Erasmus, y me di cuenta de que estaba harta de tanto viaje, de tan poca estabilidad y de tanto desconocido, y decidí pasar de la Erasmus y volver a Madrid a profundizar en mi propia vida. Cosa de cinco meses después decidí que ya había profundizado suficiente y que le podían dar por culo a la estabilidad y me vine a trabajar y vivir a un hostel barcelonés.  Y aquí estoy, compartiendo cuarto y vida con totales desconocidos… por segunda vez en medio año.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

3 Respuestas a “

  1. AngieV

    ¿ESTÁS EN BCN???? (>pregunta tonta)
    Me muero de la envidia!!!! Me encanta esa ciudad.
    ¿Qué tal te va? ¿Como se te ha dado por ahi?
    Saludos :))
    Besos

    • xD Pues sí, parece que estoy en Barcelona. Pues me va.. a veces bien, a veces mal, depende del pie con el que me levante. Los comienzos son duros, ya sabes, pero en eso precisamente está la gracia. Intento conocer gente, aprender catalán y encontrar trabajo.. por el momento conozco a un par de catalanas, estoy de prácticas y he conseguido un profe voluntario de català, así que para llevar solo una semana no me puedo quejar 🙂 Como te va todo a ti?

  2. Hola Saravasti! Acabo de dar con tu blog porque estaba buscando información sobre las becas de inmersión lingüística, y ya he leído que te sumergiste bien bien en el inglés! Yo he probado la mec, en Newcastle, y corroboro perfectamente lo que dices… yo hablaba más bien inglés con el personal de los museos a los que frecuentaba..y si parecían gente maja, intentaba sacar tema como quien no quiere la cosa pero al final aprendes palabrillas y te empapas de lo que te cuentan de la ciudad.
    Me alegro de que por los menos, estas becas de Menendéz P. sirven de verdad! 😀

    Bueno, y en realidad quería comentarte esta entrada jaja que me ha gustado mucho y me ha recordado a lo que escribí hace un tiempo.. http://matildamelon.blogspot.tw/2012/10/anorar.html#comment-form
    y es verdad.. que coleccionas lugares, historias y sabores, que al final siempre te despides de la gente con un suave “hasta luego”, que obviamente, no sabes si se cumplirá. Así que estoy de acuerdo con lo que dices de que el viajero es solitario, al fin y al cabo. Que uno puede tener el mismo perfil del viajero en su propia ciudad, sólo hay que ser espabilao.
    Llega un momento en que sólo quieres aparcar tu culo inquieto en alguna parte….como por ejemplo, en tu ciudad. Yo ahora, tengo eso en mente, justo cuando la gente no para de irse….quizás cuando vuelva y no encuentre nada, piense de nuevo en mirar fuera de España. Pero de momento, pienso, fíjate qué casualidad.. en Madrid 🙂

    P.D.: incluyo tu blog en mi lista de “blogs a los que estoy enganchada” jejeje

    P.D.2: sigue disfrutando de Barcelona!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s