Archivo mensual: diciembre 2012

Feliz Navidad

Hoy daría un gran abrazo a cada persona que me cruzo por la calle. Os diría a todos te quiero. Os lo diría de verdad, de corazón, sonriendo y llorando de la alegría.

Feliz Navidad.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Tabaquería

No soy nada.
Nunca seré nada.
No puedo querer ser nada.
Aparte de esto, tengo en mí todos los sueños del mundo.

Ventanas de mi cuarto,
de mi cuarto de uno de los millones de gente que nadie sabe quién es
(y si supiesen quién es, ¿qué sabrían?),
dais al misterio de una calle constantemente cruzada por la gente,
a una calle inaccesible a todos los pensamientos,
real, imposiblemente real, evidente, desconocidamente evidente,
con el misterio de las cosas por lo bajo de las piedras y los seres,
con la muerte poniendo humedad en las paredes y cabellos blancos en los hombres,
con el Destino conduciendo el carro de todo por la carretera de nada.

Hoy estoy vencido, como si supiera la verdad.
Hoy estoy lúcido, como si estuviese a punto de morirme
y no tuviese otra fraternidad con las cosas
que una despedida, volviéndose esta casa y este lado de la calle
la fila de vagones de un tren, y una partida pintada
desde dentro de mi cabeza,
y una sacudida de mis nervios y un crujir de huesos a la ida.

Hoy me siento perplejo, como quien ha pensado y opinado y olvidado.
Hoy estoy dividido entre la lealtad que le debo
a la tabaquería del otro lado de la calle, como cosa real por fuera,
y a la sensación de que todo es sueño, como cosa real por dentro.

He fracasado en todo.
Como no me hice ningún propósito, quizá todo no fuese nada.
El aprendizaje que me impartieron,
me apeé por la ventana de las traseras de la casa.
Me fui al campo con grandes proyectos.
Pero sólo encontré allí hierbas y árboles,
y cuando había gente era igual que la otra.
Me aparto de la ventana, me siento en una silla. ¿En qué voy a pensar?
¿Qué sé yo del que seré, yo que no sé lo que soy?
¿Ser lo que pienso? Pero ¡pienso ser tantas cosas!
¡Y hay tantos que piensan ser lo mismo que no puede haber tantos!
¿Un genio? En este momento
cien mil cerebros se juzgan en sueños genios como yo,
y la historia no distinguirá, ¿quién sabe?, ni a uno,
ni habrá sino estiércol de tantas conquistas futuras.
No, no creo en mí.
¡En todos los manicomios hay locos perdidos con tantas convicciones!
Yo, que no tengo ninguna convicción, ¿soy más convincente o menos convincente?

No, ni en mí…
¿En cuántas buhardillas y no buhardillas del mundo
no hay en estos momentos genios-para-sí-mismos soñando?
¿Cuántas aspiraciones altas y nobles y lúcidas
-sí, verdaderamente altas y nobles y lúcidas-,
y quién sabe si realizables, no verán nunca la luz del sol verdadero
ni encontrarán quien les preste oídos?
El mundo es para quien nace para conquistarlo
y no para quien sueña que puede conquistarlo, aunque tenga razón.
He soñado más que lo que hizo Napoleón.
He estrechado contra el pecho hipotético más humanidades que Cristo,
he pensado en secreto filosofías que ningún Kant ha escrito.
Pero soy, y quizá lo sea siempre, el de la buhardilla,
aunque no viva en ella;
seré siempre el que no ha nacido para eso;
seré siempre el que tenía condiciones;
seré siempre el que esperó que le abriesen la puerta al pie de una pared sin puerta
y cantó la canción del Infinito en un gallinero,
y oyó la voz de Dios en un pozo tapado.
¿Creer en mí? No, ni en nada.
Derrámame la naturaleza sobre mi cabeza ardiente
su sol, su lluvia, el viento que tropieza en mi cabello,
y lo demás que venga si viene, o tiene que venir, o que no venga.
Esclavos cardíacos de las estrellas,
conquistamos el mundo entero antes de levantarnos de la cama;
pero nos despertamos y es opaco,
nos levantamos y es ajeno,
salimos de casa y es la tierra entera,
y el sistema solar y la Vía Láctea y lo Indefinido.

(¡Come chocolatinas, pequeña,
come chocolatinas!
Mira que no hay más metafísica en el mundo que las chocolatinas,
mira que todas las religiones no enseñan más que la confitería.
¡Come, pequeña sucia, come!
¡Ojalá comiese yo chocolatinas con la misma verdad con que comes!
Pero yo pienso, y al quitarles la platilla, que es de papel de estaño,
lo tiro todo al suelo, lo mismo que he tirado la vida.)

Pero por lo menos queda de la amargura de lo que nunca seré
la caligrafía rápida de estos versos,
pórtico partido hacia lo Imposible.
Pero por lo menos me consagro a mí mismo un desprecio sin lágrimas,
noble, al menos, en el gesto amplio con que tiro
la ropa sucia que soy, sin un papel, para el transcurrir de las cosas,
y me quedo en casa sin camisa.

(Tú, que consuelas, que no existes y por eso consuelas,
o diosa griega, concebida como una estatua que estuviese viva,
o patricia romana, imposiblemente noble y nefasta,
o princesa de trovadores, gentilísima y disimulada,
o marquesa del siglo dieciocho, descotada y lejana,
o meretriz célebre de los tiempos de nuestros padres,
o no sé qué moderno -no me imagino bien qué-,
todo esto, sea lo que sea, lo que seas, ¡si puede inspirar, que inspire!
Mi corazón es un cubo vaciado.
Como invocan espíritus los que invocan espíritus, me invoco
a mí mismo y no encuentro nada.
Me acerco a la ventana y veo la calle con absoluta claridad,
veo las tiendas, veo las aceras, veo los coches que pasan,
veo a los entes vivos vestidos que se cruzan,
veo a los perros que también existen,
y todo esto me pesa como una condena al destierro,
y todo esto es extranjero, como todo.)

He vivido, estudiado, amado, y hasta creído,
y hoy no hay un mendigo al que no envidie sólo por no ser yo.
Miro los andrajos de cada uno y las llagas y la mentira,
y pienso: puede que nunca hayas vivido, ni estudiado, ni amado ni creído
(porque es posible crear la realidad de todo eso sin hacer nada de eso);
puede que hayas existido tan sólo, como un lagarto al que cortan el rabo
y que es un rabo, más acá del lagarto, removidamente.

He hecho de mí lo que no sabía,
y lo que podía hacer de mí no lo he hecho.
El disfraz que me puse estaba equivocado.
Me conocieron enseguida como quien no era y no lo desmentí, y me perdí.
Cuando quise quitarme el antifaz,
lo tenía pegado a la cara.
Cuando me lo quité y me miré en el espejo,
ya había envejecido.
Estaba borracho, no sabía llevar el dominó que no me había quitado.
Tiré el antifaz y me dormí en el vestuario
como un perro tolerado por la gerencia
por ser inofensivo
y voy a escribir esta historia para demostrar que soy sublime.

Esencia musical de mis versos inútiles,
ojalá pudiera encontrarme como algo que hubiese hecho,
y no me quedase siempre enfrente de la tabaquería de enfrente,
pisoteando la conciencia de estar existiendo
como una alfombra en la que tropieza un borracho
o una estera que robaron los gitanos y no valía nada.

Pero el propietario de la tabaquería ha asomado por la puerta y se ha quedado a la puerta.
Le miro con incomodidad en la cabeza apenas vuelta,
y con la incomodidad del alma que está comprendiendo mal.
Morirá él y moriré yo.
Él dejará la muestra y yo dejaré versos.
En determinado momento morirá también la muestra, y los versos también.
Después de ese momento, morirá la calle donde estuvo la muestra,
y la lengua en que fueron escritos los versos,
morirá después el planeta girador en que sucedió todo esto.
En otros satélites de otros sistemas cualesquiera algo así como gente
continuará haciendo cosas semejantes a versos y viviendo debajo de cosas semejantes a muestras,
siempre una cosa enfrente de la otra,
siempre una cosa tan inútil como la otra,
siempre lo imposible tan estúpido como lo real,
siempre el misterio del fondo tan verdadero como el sueño del misterio de la superficie,
siempre esto o siempre otra cosa o ni una cosa ni la otra.

Pero un hombre ha entrado en la tabaquería (¿a comprar tabaco?),
y la realidad plausible cae de repente encima de mí.
Me incorporo a medias con energía, convencido, humano,
y voy a tratar de escribir estos versos en los que digo lo contrario.
Enciendo un cigarrillo al pensar en escribirlos
y saboreo en el cigarrillo la liberación de todos los pensamientos.
Sigo al humo como a una ruta propia,
y disfruto, en un momento sensitivo y competente,
la liberación de todas las especulaciones
y la conciencia de que la metafísica es una consecuencia de encontrarse indispuesto.

Después me echo para atrás en la silla
y continúo fumando.
Mientras me lo conceda el destino seguiré fumando.
(Si me casase con la hija de mi lavandera
a lo mejor sería feliz.)
Visto lo cual, me levanto de la silla. Me voy a la ventana.

El hombre ha salido de la tabaquería (¿metiéndose el cambio en el bolsillo de los pantalones?).
Ah, le conozco: es el Esteves sin metafísica.
(El propietario de la tabaquería ha llegado a la puerta.)
Como por una inspiración divina, Esteves se ha vuelto y me ha visto.
Me ha dicho adiós con la mano, le he gritado ¡Adiós, Esteves! , y el Universo
se me reconstruye sin ideales ni esperanza, y el propietario de la tabaquería se ha sonreído.

 

Fernando Pessoa.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Anulación de matrícula

A modo de información diré que ya no estudio psicología. Al menos no este año. Me han anulado la matrícula por falta de pago; el año pasado conseguí alargar este momento hasta finales de curso, cuando ya tenía reunido el dinero de la matrícula, pero este no. Pensé en solicitar beca, porque entre que la reciben y la deniegan habría ganado meses suficientes para pagar los 1300€ de matrícula, pero por motivos más que obvios estoy en contra de saturar a los inútiles funcionarios del Ministerio de Educación con solicitudes de becas que sé de antemano que no me van a conceder. Hay mucha gente que depende de estas becas, retrasar su concesión a lo tonto son verdaderas ganas de dar por culo.

La carta de anulación ha supuesto un alivio, al menos al principio. 1400€ menos de deudas. Me encanta estudiar psicología, pero estoy harta de matarme a trabajar para poder pagar unos estudios que luego apenas puedo seguir porque no me quedan horas para ello.
La matrícula de sociología no me la han anulado. El precio es prácticamente la mitad, y sí podría pagarlo, pero me lo estoy pensando y todo. Para empezar porque estudiar sociología a distancia es un puto coñazo y para terminar  porque no sé si quiero seguir con esto. Desde que entré al instituto tengo la sensación de que me paso el día luchando contra mis profesores y contra el Ministerio de Educación en general. Papel arriba, papel abajo, correr del trabajo a clase y de clase al trabajo, hacer dos exámenes a la vez porque el jefe de estudios considera que puedes estar al mismo tiempo en el aula de inglés y de economía; becas que llegan tarde, papeles que faltan, o que se pierden, o que directamente se inventan. Normativas que se pasan por el forro de los cojones, y que a veces es incluso para hacerme un favor, pero me jode igual, ¿para qué coño tenemos unas leyes? Cuélate todos los días en el bus para ir a clase y tómatelo con humor, finge que te hace gracia; no te queda otra que aguantarlo, así que intenta que parezca que te gusta y todo. Aguanta a profesores gilipollas, aguanta las lecciones de moral de gente que no sabe la mitad de tu vida… y no me pongo en plan adolescente, o no es mi intención, pero el que no sabe lo que es trabajar doce horas al día y llevar una casa no puede juzgar si soy buena estudiante o si merezco o no becas.

No voy a continuar con este texto porque me pongo en un plan muy gilipollas, y me niego. Escribo esto simplemente para evitar daros explicaciones uno a uno; visto que parece que esto lo lee más gente de la que creía, y que no tengo ganas de volver a pensar en todo esto, aquí queda.
PD: Para quienes les haya ocurrido esto mismo, que sepáis que existe la opción de recurrir la anulación. Lo he hecho en cursos anteriores y me han aceptado, pero personalmente estoy bastante harta de pasarme el día de solicitud en solicitud, así que este año paso.

7 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Aportación económica a los estudiantes Erasmus 2012-2013

Acabo de descubrir esta información. El primero punto no tiene ningún desperdicio. La ayuda económica para los Erasmus del próximo curso es de 100€ si no son becarios del Ministerio, 185 si sí lo son.

Esto, por supuesto, por un plazo máximo de 8 meses. Conozco a gente que tiene que estar 10 en su universidad de destino; dado que estos dos meses no se los cubre ninguna beca se quedan en (atención), CIENTO CUARENTA Y OCHO EURAZOS AL MES, eh. Dineral. Esto para los becarios, claro, para los demás ni eso.

Qué, futuros Erasmus, ¿en qué pensáis emplear tan generosa cifra? No os quejéis que os da para comprar el papel higiénico de marca, cuidado.
Noticia también para los estudiantes de Andalucía, que por todos son conocidos por tener las becas Erasmus más jugosas de todas: se os acaba el chollo. Compañeros andaluces del destino Erasmus al que yo iba a ir pero al final no fui me comentan que las becas han bajado de 900€ a 333€ por mes (becarios) y 600€ a 350€ (también mensuales) en el caso de los no becarios. Sí, los no becarios reciben más dinero que quienes sí lo son. Esto para el destino de Portugal, pues para cada país tiene unas cifras distintas… pero vamos, que Portugal tiene de barato lo mismo que España (si tienes sueldo alemán es un chollo, si eres de Murcia no tanto) y estoy segura de que los estudiantes que deseen solicitar una Erasmus en Portugal no acogerán con alegría esta noticia… cuando tenga ganas de reirme un rato revisaré las ayudas económicas para otros países, que seguro que son de ver y no creer.

5 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Curso de Monitor de Ocio y Tiempo Libre

De vez en cuando me siguen preguntando por este curso. Aunque con los años cada vez lo conoce más gente siempre está el típico amigo más joven, o el que con veintitantos ha decidido abrirse nuevas puertas para entrar al mundo laboral. Para esa clase de gente escribo este artículo, que espero que sirva como una pequeña guía para contestar vuestras preguntas:

-> DÓNDE HACERLO
El curso lo imparten las Escuelas de Animación, normalmente a través de centros jóvenes (municipales o religiosos).

-> PRECIO
Depende, hasta un máximo de unos 400€. Los centros juveniles consideran esto bien formación para el empleo bien ocio alternativo, lo cual implica que suelen pagar ellos mismos una parte del curso a la gente que cumpla ciertos requisitos (empadronados en la zona, menores de X edad, etc). En mi caso, por ejemplo, el curso costaba 300€ y no pagué más de 150€. Puede que te duela pagarlos, pero merece la pena, créeme.
Para los de la provincia de Madrid os dejo este enlace.

-> REQUISITOS
Depende de la Comunidad Autónoma es necesario tener 16, 17 o 18 años para hacer este curso. Aunque lo hagas con dieciséis es difícil que encuentres trabajo antes de los 18, bajo la excusa de que un menor no puede responsabilizarse legalmente de otros chavales. Pero hacer el curso tan temprano tiene una ventaja, y es que para cuando cumplas 18 ya habrás hecho tus prácticas y conocerás algunas empresas de la zona; cuando tengas 20 o 22 verás gente de tu misma edad que recién está sacándose las prácticas, y tú les llevarás cuatro años de experiencia y de currículum… Aunque aquí consigue trabajo el que quiere, haya comenzado con dieciocho o con cuarenta, es buena idea tener algo de lo que presumir en las entrevistas de trabajo, ¿no?

-> TEMARIO
Sinceramente, no recuerdo. Nos enseñaron un poco de todo; juegos, canciones, temas legales… Es un curso muy interesante, porque tan pronto te están enseñando como hacer letrinas como los aspectos legales del trabajo con menores. Se incide en cómo redactar una programación y en los juegos, muchos juegos. Te pasas el día jugando. Y te lo pasas como un enano, dicho sea de paso.

-> AMBIENTE DEL CURSO
Una cosa que suele preocupar mucho es los compañeros con los que se va a estar, especialmente a gente no religiosa que accede a este curso a través de centros cristianos. Bueno, puedo decir que hay de todo. En mi caso éramos todo gente de 16-17 años, pero más de un conocido se lo ha sacado en sitios donde la edad media era 20-35. Es cuestión de buscar. Pero con tanto juego y actividad es difícil que no se de un ambiente agradable. Vamos, que yo repetiría el curso sin dudarlo un instante.

-> EVALUACIÓN
El curso de Monitor de Ocio y Tiempo Libre tiene una duración de 150 horas de clase teórica (un mes de vacaciones yendo a clases solo por la mañana o dos meses en invierno yendo solo en fines de semana). El único requisito para aprobar esta parte es no ser muy cafre e ir a clase a diario, ya que pasan hojas de asistencia y no puedes faltar a más del 20% o algo así (no recuerdo muy bien los porcentajes). Después viene la fase práctica, que consiste en currar 120 horas en cualquier clase de actividad de ocio y tiempo libre; por último tienes que redactar una memoria al respecto, según la cual evaluarán si apruebas el curso o no.

-> PRÁCTICAS
En las prácticas hay de todo. Conozco a gente que ha tenido que repetirlas y a otros a quienes les han ido estupendamente desde el primer momento. Puedo agradecer que mi caso ha sido el segundo; la Escuela de Animación no me facilitó las prácticas, tuve que buscarlas yo misma, pero encontré un lugar estupendo al lado de mi casa donde me admitieron como monitora todo el verano y en el que posteriormente me contrataron durante dos años. Me tocó estar con los renacuajos, cosa que en su momento detesté porque a mí los críos me gustan ya creciditos, pero en fin… es lo que tiene hacer prácticas con 17 años. En las prácticas, en teoría, nunca vas a estar sin la supervisión de un monitor cualificado y siempre vas a realizar funciones de apoyo; una p**** como una olla, ya os digo yo que eso solo ocurre en los campamentos muy, muy bien organizados, que son la menor parte de ellos. Durante tus prácticas vas a trabajar como un monitor cualquiera y CASI siempre tendrás un monitor cualificado a tu lado, pero si un monitor se pone enfermo olvídate, que tu compañero de grupo se va a largar a sustituirle y te toca a ti comerte todo el marrón de tu grupo.
Y en el fondo tanto mejor. Así es como más se aprende.
Es necesario mirar con detenimiento el tema de las prácticas. Aunque la mayoría de nosotros las escogemos muy al azar es importante enfocarlas un poco al tema al que te quieras dedicar. Los monitores de ocio y tiempo libre somos expertos en el arte del instrusismo profesional, nuestro ámbito de actuación es muy grande, pero tienes que saber situarte bien desde el principio para poder trabajar en ello. Aparte de los típicos campamentos he visto a monitores trabajando en centros de la tercera edad, centros para mujeres maltratadas, casas de acogida… Son salidas más escasas, donde por lo general piden una mayor cualificación pero donde cualquier monitor puede meterse si sabe cómo. Ten en cuenta que compites con psicólogos y educadores y trabajadores sociales; tu única ventaja frente a ellos es la experiencia. Si quieres trabajar con mujeres enfócate a ese sector desde tus prácticas. Nunca es pronto para decidir a qué ámbito dedicarte.
En esta web puedes encontrar de vez en cuando ofertas de prácticas en sitios muy especiales e interesantes.

-> LA MEMORIA.
Lo más horrible del mundo. La hice en una noche, pero, ¡qué noche tan horrible! Normalmente ocupa entre 20 y 30 páginas, aunque hay quien se emociona y la hace de ochenta. No me voy a molestar en describirla porque no, para eso hazte monitor y te contarán en detalle como has de redactarla. Da igual, no servirá de nada. Por mucho que te cuenten, a la hora de ponerte a escribir no dejarás de pensar “¿¿pero cómo coño se hace esto??

-> SALIDAS LABORALESLo dicho: los monitores somos especialistas del instrusismo profesional. Y por tanto nunca falta trabajo. A veces incluso trabajo decente y bien remunerado.
Es importante dar buena imagen en las prácticas. Y esto puede parecer obvio para cualquier persona de cierta edad, pero no para los críos de 16 años que acceden por primera vez al mundo laboral. He visto a más de uno -yo misma en ocasiones- con unas pintas…. Las prácticas no son una pasarela de moda urbana, no hace falta que muestres en ellas lo estupendamente que te queda tu atuendo gótico o cani. Deja eso para la calle. Me mosquea muchísimo cuando veo a el típico de prácticas que va de total black y con cuero y tachuelas hasta en la ropa interior y está trabajando con riaturicas de tres añitos. Mucho carisma vas a tener que poner ahí para compensar la falta de una imagen decente. Y no lo digo yo, ojo, que a mí me la suda bastante, lo dicen más bien las madres primerizas que te entregan a sus hijos a los que adoran con devoción.
Si das buena imagen en las prácticas te sueles quedar. Por ello es importante que averigues si la empresa en la que las haces se dedica  a lo que a ti te interesa. Yo quería dedicarme a campamentos urbanos y actividades extraescolares, pues es lo más compatible con mis horarios, y tengo que admitir que NUNCA me ha faltado trabajo. No es un trabajo que te de para vivir, pero mientras eres estudiante y vives con tus padres esos 300€ al mes son muy, muy jugosos (ahora lo pienso y me río). Es un trabajo que tiene la ventaja de ser muy divertido y bastante flexible; si un día no puedes ir por tener examen al siguiente suelen hacerte el favor y poner a otro monitor a sustituirte. También hay que saber ceder a cambio, claro. Más de una vez me ha llamado mi jefe por necesitar alguien que cubra una sustitución inmediatamente y, teniendo planes hechos o no, no me ha quedado otra que aceptar. Si él me hace el favor… no voy a ser yo menos, ¿no?
Y así nos pasamos la vida los monitores de extraescolares.
A un monitor nunca le falta trabajo; y lo mejor es que puedes hacer de tu hobby tu profesión. ¿Te gusta el maquillaje? Apúntate como monitor para cursos de maquillaje en institutos y centros juveniles. ¿Te gusta el deporte? Monitor deportivo. ¿Te gusta el cine? Organiza cine fórums, talleres de grabación, edición… si otra cosa no, pero el mundo del ocio es amplio y variado. Además, con el tiempo aprenderás las posibilidades para crear tu propia asociación, que te permitirá ofrecer las actividades que tú quieras y trabajar en ellas recibiendo subvenciones estatales y sin las complicaciones legales y económicas de una empresa.
Con la edad tu currículum adquirirá un carácter más serio y podrás ampliar muchísimo tu campo de trabajo. Compañeros míos trabajan como monitores en casas de acogida, en centros de prevención de la drogadicción y el alcoholismo, en centros jóvenes, de formadores, como coordinadores de algún área concreta de diversas ONG… un ámbito laboral más o menos variado al que normalmente se llega con una carrera de cuatro años, pero que el que se lo curra accede a ello con un cursillo de un mes… y muchas horas de trabajo a sus espaldas, eso sí.

-> COMPETENCIA.
Solían decirme que no me molestase en hacer este cursillo, que hay mucha gente que lo tiene y que no merece la pena por eso. Bueno, no sé en otras zonas de España, pero en mi ciudad hacen este curso dos veces al año (25 personas por cada curso) y os aseguro que la competencia es mínima. De las 25 personas de mi curso hemos acabado trabajando en ello tres; los otros pasaron de las prácticas o no han querido continuar en este mundo. Además, ten en cuenta que la mayoría de estas personas estudian a la vez otras cosas, y en cuanto les sale trabajo de ello abandonan el mundillo del ocio y el tiempo libre. Aunque mucha gente tiene el curso, no son tantos los que se dedican a ello.

-> ¿MERECE LA PENA?
Sí. Sin ninguna duda. Total y absolutamente, sí.
Cuando comencé en el mundo de la animación era una cría. Como cualquiera a los dieciséis años, vaya. Mis primeras prácticas me enseñaron la responsabilidad de tener un grupo a tu cargo y tener que ir a trabajar todos los días. Parece una chorrada, pero me parece muy importante habituarse al mundo laboral desde una edad temprana, y no desde los 25 como hace más de uno.
Con esa edad odiaba a los niños, y ya ves. Bueno, me sigue costando horrores interactuar con niños menores de ocho años, pero ahora los mayores me hacen gracia y todo, me lo paso estupendamente con ellos. La mayoría de mis niños me caen mejor que todos mis compañeros de clase juntos (y en la UCM estamos 70 personas por clase, solo digo eso).
Cada persona reacciona de forma distinta ante el mismo estímulo, por eso no sé como va a afectarte a ti lo de ser monitor. Te puedo contar que cuando yo comencé en esto era una cría, sí, pero además una cría con pocas habilidades sociales, nula para dirigir grupos, para hablar en público o para interactuar con mis compañeros de trabajo. Durante el curso de monitor aprendí a perder la vergüenza cantando todo el día canciones infantiles y jugando a tener tres años; durante las prácticas y el tiempo de trabajo a relacionarme de manera más formal con padres y jefes, a ser el centro de atención de un grupo, a captar la atención, a soltarla cuando procede, a hablar con soltura delante de grupos y a tener confianza en mí, porque oye, si consigo apañármelas con un grupo de preadolescentes hormonado y conseguir encima que me hagan caso y aprendan algo puedo apañármelas con lo que sea. Y no había caído hasta ahora, pero en cierto modo sí que aprendí algo. Todas esas habilidades me han ayudado muchísimo en la vida. En el ámbito laboral, pasé dos años como monitora dando clases de inglés, lo cual me animó a presentarme hace poco a un puesto de trabajo donde requieren gente bilingüe… y ahora como de eso. En el terreno personal… uff, ¡todo! Aprendí a perder la vergüenza y a mantener conversaciones banales jugando con niños, pero resulta que su mayor aplicación práctica está en el mundo de los adultos, o por lo menos en el de los jóvenes.
¿Merece la pena? Sí, totalmente. Duele pagar el precio del curso, pero volvería a pagarlo si hiciese falta. No pases del curso una vez hayas aprobado las prácticas; insístele a tu empresa, recuérdales que estás ahí, que te contraten. Si sigues con ello este curso te devolverá muchísimo más de lo que has invertido en él.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Cospedal deja en la calle a los jóvenes tutelados por la JCCM

Imagina tener diecisiete años. No tener familia, ni donde caerte muerto. Vivir en un centro de menores. Y que el día en el que cumples dieciocho te pongan en la puta calle. Búscate la vida.

Los chavales del vídeo no parecen tener muy claro lo que pierden sin este programa. No sé si la oratoria no será su fuerte, si serán los nervios, si será que quizá hay cosas que las palabras no pueden expresar; pero sí sé que con dieciocho años uno no es un adulto y todavía necesita ayuda y vigilancia para aprender a crecer. No quiero hablar de lo injusto que es que estos chicos tengan que aprender a buscarse la vida tan temprano mientras otros pueden permitirse vivir a costa de los padres hasta los treinta, porque nadie dijo nunca que la vida fuera justa. Solo diré una cosa: por la supervivencia luchamos todos. Aquí comer comemos, da igual lo que haya que hacer para conseguirlo. Si abandonas a un chaval de dieciocho años en la calle sin darle tiempo a estudiar ni dinero para hacerlo no encontrará trabajo, por lo menos no en los tiempos que corren. ¿Qué crees que hará para conseguir sobrevivir? Más vale gastar unos cuantos miles de euros para permitir que nuestros jóvenes aprendan oficios y valores que criar una generación más de delincuentes y parásitos sociales.

Este texto parece más egoísta que solidario, pero no creáis ni por un momento que me preocupa más la tranquilidad y normatividad social que estos chicos. En absoluto. Pero todos conocemos a un par de personas a quienes pusieron en la calle con 16-18 años y han sobrevivido robando o vendiendo droga; y oye, no les va mal. Aunque hayan tenido que renunciar a un par de sueños e ilusiones, eso nos ocurre a todos antes o después. Uno se acostumbra a escuchar estos casos y deja de preocuparse por esta gente, seguro que se las acabarán apañando; y como ya dije antes nadie te prometió al nacer que este mundo era justo, no puedes mirar al cielo quejándote como si te hubiera fallado. Pero me parece muy hipócrita por parte del Estado asumir el cuidado de estos chavales mientras son niños y adolescentes, y luego a la puta calle y si te he visto no me acuerdo. Si asumes su cuidado lo asumes hasta el final, hasta que sean personas independientes y de provecho; y si no déjales en la puta calle igual con ocho que con dieciocho. De verdad, no hay tanta diferencia. Si no tienen dinero, trabajo ni estudios, están tan desprotegidos como lo estaría cualquier niño.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Ester pide al Consejero de Interior de Cataluña que le diga a la cara que los mossos no cargaron

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized