Blog, Uncategorized

Dejar la universidad

Estimado Wert,

hoy puede sentirse el orgulloso motivo de que deje de la universidad presencial. Una estupenda labor como Ministro de Educación.

Estoy cansada de luchar cada maldito día con una burocracia universitaria que se desentiende tantísimo de sus estudiantes. Cansada de recibir miradas de odio ante cada crítica a este sistema educativo de mierda. Cansada de que los profesores no entiendan que somos personas, no robots. “Podéis faltar a un 5% de las clases; esto es, no más de dos días. Me da igual la causa. Puede estar justificadísima, me da igual que estéis en el hospital, que trabajéis o que tengáis un entierro, habréis suspendido la evaluación continua“; pero mientras tanto ellos tienen vacaciones, días por enfermedad propia, enfermedad de un familiar, bodas, muertes, días moscosos… coño, ¿y yo qué? A mí no me pagan por venir aquí, ¿y no tengo ni un puto día de descanso para mis asuntos? Porque tengo vida fuera de esta universidad y es tan importante como la suya, ¿sabe?

Y encima, con el rollo este de Bolonia, cágate lorito, que las clases no son más que una distracción vaya usted a saber para qué. En las clases los profesores se enrollan, te cuentan su vida, sus estudios, todo muy interesante. De verdad, mucho. He tenido profesores estupendos en ese aspecto. Pero luego, cuando se acerca el examen, ves que la bibliografía básica de todas y cada una de las asignaturas está formada por 1000 páginas de libros de los que no has escuchado hablar, más un trabajo semanal sobre textos adicionales, más una práctica en clase, más un essay final sobre.. venga, que mis días tienen 24 horas, como los tuyos, ¿sabes? Y encima en el examen no te preguntan cualquier cosa, nooooo. ¿Que el libro tenía 400 páginas? Uy, pues en la 253 había cuatro líneas apasionantes sobre los hábitos de consumo de los freelance madrileños, ¿qué tienes que decir al respecto? Cuenta 3 puntos sobre la nota final.

Por no hablar de otras clases que no tienen en cuenta que hay gente para las que son totalmente absurdas. Hablo por ejemplo de las clases de idiomas. Que está muy bien eso de tener clases de francés, y que sean obligatorias para quien no lo hable; pero coño, si en tu clase hay gente que ha nacido en Francia, ha crecido en Francia y ha vivido en Francia toda su maldita vida, deja ya de acosarles con los verbos auxiliares, que ya lo tienen bastante conocido. No es mi caso, claro. A mí el coñazo me lo dan con las clases de excel. Son obligatorias, faltar a una sola implica el suspenso. Que está muy bien eso de aprender ofimática en la uni, pero me hice un FP de Auxiliar Administrativo. 9 meses de mi vida dedicando al menos una hora diaria a este maldito programa. Creo que ya tengo superado lo de cómo poner títulos en negrita. Siento que me va a dar un ataque de histeria cada vez que la profesora centra el texto en la celda y la gente la mira como si hubiese hecho magia negra, y tiene que dedicar 15 minutos a explicar cómo lo ha hecho. Pffffffffffffffffffff. Y encima, no te lo pierdas, que como si no fuese suficiente con obligarnos a ir a esa clase absurda, quiere que entremos en el campus virtual por las tardes para practicar lo aprendido; dice que el sistema le permite ver cuántas veces hemos entrado, y que nos calificará sobre ese trabajo. Coño, me siento como si mi profe me obligase a ver los teletubbies en mi tiempo libre. Con la de cosas que podría estar haciendo en su lugar.

Estoy cansada de todo este rollo. Y mira que amo esas clases, los debates que en ellas se general, los interrogantes que me plantean. Pero para usted, señor Wert, lo único que cuenta es la media. Así que voy a dejar de ir a esas clases, porque, admitámoslo, no ayudan una mierda para la nota final. Voy a dedicar las horas diarias que tengo de clase a estudiar en casa. Hablaré con los profesores; habrá quien lo entenderá, y habrá quien me mandará a la mierda, pero sé que es la única solución que queda.

Wert, pásese cuando quiera por la facultad de Políticas de la UCM. Vea el estado de nuestras aulas, observe la calidad de la enseñanza,vea cómo nuestra biblioteca tiene a la vez dos récords: más grande, y más destartalada. Y contemple sobretodo la rabia de los estudiantes. Rabia, hacia usted.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s